Inseminación Artificial

La técnica más natural para los casos de menor complejidad.

¿En qué consiste?

La inseminación artificial es uno de los tratamientos de reproducción asistida con menor complejidad. Es la técnica más cercana a la fecundación natural. Consiste en depositar una muestra de semen, de la pareja o de un donante, en el útero de la mujer. Aunque, para aumentar las posibilidades de éxito, realizamos previamente una estimulación ovárica a la paciente y se seleccionan en el laboratorio los mejores espermatozoides.

La Inseminación Artificial es un procedimiento indoloro y mucho menos invasivo que otras técnicas de reproducción asistida.
Según el origen de la muestra de semen, existen dos tipos:

  • IAC (Inseminación Artificial con semen del Cónyuge). La muestra seminal procede de la pareja de la paciente. En este caso, la probabilidad de embarazo está en torno al 15-25%.
  • IAD (Inseminación Artificial con semen de donante). El semen procede de un banco de gametos. La tasa de éxito de un 20-30%.

¿Para quién está indicado?

La IAC se indica en los siguientes casos:

  • Alteraciones leves o moderadas de la calidad de los espermatozoides.
  • Alteraciones en el cuello uterino de la mujer.
  • En parejas jóvenes que presentan causas desconocidas de infertilidad.

La IAD se indica en los siguientes casos:

  • Alteraciones severas de la calidad de los espermatozoides.
  • Azoospermia (ausencia completa de espermatozoides).
  • Ciertos trastornos genéticos del varón que se puedan transmitir a la descendencia y no se puedan evitar a través la selección embrionaria.
  • Mujeres solteras y parejas de mujeres.

Estimulación
ovárica

El tratamiento se inicia con la estimulación ovárica de la mujer. Para ello, se utilizan fármacos que potencian el crecimiento de los folículos (lugar donde se desarrollan los futuros óvulos). Durante este tiempo, realizaremos controles regulares mediante ecografías vaginales.

Esta fase dura unos 10-12 días y el objetivo es aumentar las posibilidades de éxito, ya que la mujer, normalmente solo produce un óvulo en cada ciclo, mientras que, de esta manera, se llegan a madurar uno o dos.

Monitorización del desarrollo folicular

Durante el tratamiento de estimulación ovárica, realizaremos controles regulares, mediante ecografías vaginales y si fuera necesario análisis hormonales, todo ello para comprobar la maduración folicular y programar el momento idóneo para la inseminación.

Preparación
de la muestra seminal

Es necesario preparar la muestra de semen para que tenga la concentración óptima de espermatozoides móviles y consigamos aumentar las posibilidades de fecundación.

La muestra debe recogerse en el centro de reproducción o puede estar previamente crioconservada, bien de donante o del propio varón de la pareja. En ambos casos, nuestros andrólogos la tratarán en el laboratorio con un proceso conocido como Recuperación de Espermatozoides Móviles (REM), de manera que podamos seleccionar los espermatozoides de mejor movilidad.

Inseminación

Es el momento de depositar la muestra de semen seleccionada en el interior del útero. El proceso se realiza en la propia consulta, es indoloro y no requiere ni de anestesia ni de sedación. El especialista utilizará para ello un catéter fino y flexible, siendo un procedimiento muy sencillo y rápido.

Después de la inseminación tendréis que esperar un periodo de unos 15 días, conocido como betaespera. Durante este tiempo el especialista podría recomendar la administración de progesterona para favorecer el embarazo. Y lo normal es que os pidan que hagáis vida normal, limitando solo las actividades de alta intensidad.

Prueba de embarazo

Tras el periodo conocido como betaespera, os citaremos para que vengáis a realizaros una prueba de embarazo en sangre. Habrán pasado unos 14-15 días desde la transferencia. Buscaremos la presencia de la hormona β-hCG (Gonadotropina coriónica humana β) que es la hormona que produce el embrión tras su implantación en el endometrio.

Si el resultado de la beta ha sido positivo, unos 15 días después realizaremos una ecografía para confirmar la presencia de latido cardiaco. Y a partir de este momento vuestro ginecólogo habitual puede hacer el seguimiento del embarazo.

¿Más preguntas? Estaremos encantados de atenderte.

Te financiamos el 100% de tu tratamiento. Ponte en contacto con nosotros y te asesoraremos sobre todos nuestros tratamientos, técnicas y promociones.