Método ROPA

La maternidad, ahora también puede ser compartida.

¿En qué consiste?

Se trata de una técnica que permite a una pareja de mujeres, ser madres, de forma que ambas participen activamente en el proceso reproductivo. 

El Método ROPA (Recepción de ovocitos de la pareja) consiste en una fecundación in vitro utilizando los óvulos de una de ellas y transfiriendo el embrión a la otra. De tal manera es una coparticipación, en que una aporta su célula reproductiva y la otra su útero para el desarrollo de la gestación, con lo cual se puede decir que es la máxima expresión de lo que llamamos una “Maternidad compartida”

¿Para quién está indicado?

Indicaciones

  • Parejas de mujeres que quieren compartir el proceso reproductivo.
  • Contraindicación médica de gestación en una de ellas.

Estimulación
ovárica

El tratamiento se inicia con la estimulación ovárica de la mujer. Para ello, se utilizan fármacos que potencian el desarrollo de los folículos (lugar donde maduran los futuros óvulos). Normalmente, una mujer solo madura un óvulo en cada ciclo menstrual, mientras que de esta manera se podrán conseguir varios óvulos maduros en un solo ciclo. La medicación se administra vía subcutánea, con dispositivos de “auto-inyección”.

Control del desarrollo folicular

Durante el tratamiento de estimulación ovárica, realizaremos controles regulares, mediante ecografías vaginales y si fuera necesario análisis hormonales; todo ello para comprobar la maduración folicular y programar el momento idóneo para la punción. Esta fase tiene una duración de entre 10 y 12 días.

Punción

La extracción de los óvulos es un procedimiento muy sencillo que se realiza en quirófano, mediante la punción vaginal guiada por ecografía y la aspiración de los folículos. El proceso no dura más de 15 minutos y se realiza bajo sedación para vuestra comodidad y bienestar.

No requiere ingreso hospitalario, tan solo se prescribe un reposo de varias horas en la habitación de nuestra clínica. Una vez pasado este tiempo, podréis retomar vuestra actividad habitual.

Preparación de la muestra seminal

La elección del donante de semen se hará respondiendo a los criterios fenotípicos de la mujer gestante.

Es necesario preparar el semen para que tenga la capacidad de fecundar al óvulo, además de conseguir una concentración óptima de espermatozoides móviles.

En este caso está indicado el uso de semen de donante, esta muestra siempre estará congelada y estará almacenada en nuestro banco de semen. Nuestros biólogos la tratarán en el laboratorio con un proceso conocido como capacitación espermática, de manera que podamos seleccionar los espermatozoides de mejor movilidad.

Fecundación y cultivo

Nuestros embriólogos realizan la fecundación a través de una técnica denominada ICSI (Microinyección intracitoplasmática de espermatozoides). Consiste en la selección de un único espermatozoide por cada óvulo que se microinyecta dentro de este. Es una técnica muy precisa que favorece la fusión de los núcleos del gameto masculino con el femenino. Los embriones fecundados deben mantenerse en cultivo durante 5-7 días. Y durante este tiempo, se irán desarrollando hasta llegar al estadio de blastocistos.

En Next Fertility, utilizamos la tecnología time-lapse, que permite el seguimiento en tiempo real de la evolución del desarrollo embrionario. De esta manera, evaluamos de forma muy exhaustiva los cambios morfo-cinéticos que se van produciendo y esto nos permite seleccionar los embriones con más probabilidades de conseguir un embarazo.

Preparación endometrial

El objetivo de esta fase es la de preparar el endometrio de la mujer que va a recibir el embrión para maximizar las posibilidades de implantación. Se realiza con la administración de preparados de estrógenos y progesterona, que contribuyen al correcto desarrollo del endometrio, que es la capa del útero en donde implantará el embrión y se desarrollará el futuro bebé durante su vida intrauterina.

Durante esta fase se realizan controles ecográficos y determinaciones hormonales para comprobar la correcta preparación del endometrio.

Transferencia Embrionaria

En la transferencia embrionaria depositaremos el embrión en el interior de la cavidad uterina; esta se puede hacer en “fresco” o en “diferido”.

La transferencia se hace con un embrión en estadio de blastocisto (5-7 días de vida embrionaria), se denomina en “fresco” cuando se hace con un blastocisto sin haber sido congelado previamente, durante el mismo ciclo de la estimulación ovárica y la punción folicular; y en “diferido” cuando se transfiere un blastocisto descongelado, en un ciclo posterior al ciclo de tratamiento de la fecundación in vitro.

La transferencia se hace de forma “diferida” cuando: a) existe un riesgo de “Síndrome de hiperestimulación ovárica”, b) las condiciones endometriales no son las adecuadas para la implantación embrionaria, c) es necesaria la realización de técnicas de diagnóstico genético embrionario, d) existe algún motivo que desaconseje la gestación en el mismo ciclo de FIV.

En ambos casos la transferencia se hace con una cánula o catéter de transferencia, utilizando una guía ecográfica. Se trata de un procedimiento completamente indoloro y que no requiere ingreso hospitalario.

Prueba de embarazo

Tras el periodo de “beta-espera” (14-15 días tras la inseminación), se realizará una prueba de embarazo en sangre. Buscaremos la presencia de la hormona β-hCG (Gonadotropina coriónica humana), que es la hormona que produce el embrión tras su implantación en el endometrio.

Si el resultado de la beta ha sido positivo, dos semanas más tarde realizaremos una ecografía, para confirmar la presencia de “saco gestacional” en el interior del útero y observar el latido del corazón de su futuro bebe.

¿Más preguntas? Estaremos encantados de atenderte.

Te financiamos el 100% de tu tratamiento. Ponte en contacto con nosotros y te asesoraremos sobre todos nuestros tratamientos, técnicas y promociones.