Tu familia
Mamá y Papá

El camino puede ser más o menos largo, pero os aseguramos que, de una manera u otra, podemos llegar al destino. El sueño que perseguís es posible, llevamos más de 20 años formando familias.

Vuestro futuro empieza ahora. No estáis solos. Todo nuestro equipo está con vosotros en este viaje.

TRATAMIENTOS

FAQ

FAQ

Si no puede encontrar la respuesta a su pregunta, no dude en contactarnos

Se considera que una pareja debe acudir al especialista en Reproducción Asistida cuando no se ha conseguido la gestación tras un año de relaciones sexuales sin ningún tipo de protección anticonceptiva.
Este periodo es orientativo ya que puede variar en función de la edad: por ejemplo, se recomienda reducirlo a 6 meses a partir de los 35 años.

Cada técnica tiene una tasa de embarazo, y esta varía mucho en función de la edad de la paciente. La fecundación in vitro, por ejemplo, puede alcanzar el 50% en las pacientes más jóvenes, y la donación de ovocitos ofrece unas tasas de gestación superiores al 60%.

El origen y las causas de la Infertilidad pueden ser muy variados. En general se establece que en un 40% de los casos, el origen de la Infertilidad es masculino. En otro 40% el origen será femenino, y en el 20% restante de los casos aparece un factor causal mixto.
La causa masculina más frecuente es la disminución de la calidad seminal, incluso la ausencia de espermatozoides en el eyaculado, aunque no es la única (Enfermedades Genéticas, edad,..).
A nivel femenino, la causa de infertilidad más frecuente es la edad de la mujer. El papel de la mujer en las sociedades desarrolladas ha cambiado mucho en los últimos años, lo que conlleva un retraso en la edad en la que la mujer busca una gestación. A partir de los 35 años se produce un descenso en las tasas de fecundación de las mujeres, que se vuelve más acusado a partir de los 38.

Generalmente se habla indistintamente de infertilidad y/o esterilidad, pero realmente no son sinónimos. Se habla de esterilidad cuando se hace referencia a la imposibilidad de conseguir una gestación tras un periodo determinado de relaciones sexuales sin protección. Sin embargo, el término de infertilidad hace referencia a la incapacidad de conseguir gestaciones capaces de evolucionar correctamente (se incluirían por tanto los casos de abortos de repetición, partos prematuros…).

Según los estudios epidemiológicos publicados hasta el momento, alrededor del 15% de las parejas en edad reproductiva presentan algún tipo de alteración a este nivel. Es decir, una de cada seis parejas necesitará ayuda a la hora de concebir, si bien esta tendencia va en aumento.

Sí, en el caso de los hombres se realiza una biopsia testicular para extraer una muestra seminal. Los espermatozoides obtenidos se utilizarán para fecundar los óvulos en el laboratorio.
En el caso de la mujer, se realiza una punción ovárica para extraer los ovocitos que serán fecundados con los espermatozoides en el laboratorio.

Los embriones sobrantes serán crioconmservados y, según la legislación actual, podrán tener los siguientes usos:
  • Utilización propia, para intentos sucesivos tanto en el caso de que el primer intento haya fallado o de cara a tener otro hijo en el futuro.
  • Donación a otras mujeres o parejas con fines reproductivos.
  • Donación con fines de investigación.
  • Destrucción sin otra finalidad. En este caso, la ley establece que solo pueda hacerse cuando la mujer haya finalizado su etapa reproductiva y esté justificado por motivos médicos.

En España no existe de forma explícita una limitación concreta para recurrir a técnicas de reproducción asistida en la sanidad privada. La ley que regula esta actividad no lo contempla. Sin embargo, los profesionales médicos han situado de forma consensuada ese límite en los 50 años.

Y ¿por qué es necesario establecer esa limitación? porque la edad es un factor fundamental en el proceso reproductivo y puede implicar complicaciones tanto en la madre como en el futuro bebé. Y sobre ello sí que es explícita la ley al decir textualmente que “las técnicas de reproducción asistida se realizarán solamente cuando haya posibilidades razonables de éxito y no supongan un riesgo grave para la salud física o psíquica de la mujer».

No, en Next Fertility no tenemos lista de espera para iniciar ninguno de los Tratamientos que realizamos en nuestro centro, y nos comprometemos a realizar el tratamiento en la fecha elegida por los pacientes.

En todos los tratamientos de reproducción asistida, habitualmente se recomienda la transferencia de un solo embrión para minimizar el riesgo de embarazo múltiple, ya que los embarazos múltiples son gestaciones de riesgo, pero aun transfiriendo un solo embrión al útero, es posible que se produzca una gestación gemelar, de la misma manera que puede ocurrir en un embarazo espontáneo.

No, en España, como en el resto de Europa, no está permitida la libre selección del sexo por la ley; aunque sí es cierto que hay técnicas como el DGP (Test Genético Preimplantacional) que permiten conocer si los embriones en cultivo son de sexo masculino o femenino.
Sin embargo, aunque la elección no está permitida, hay algunas excepciones, en aquellos casos cuya finalidad sea únicamente evitar la transmisión de enfermedades genéticas asociadas a los cromosomas sexuales. Estas excepciones están reguladas en la Ley de Reproducción Asistida Humana 14/2006, y en ella queda también recogido que la selección de sexo o la manipulación genética con fines no terapéuticos o no autorizados supone una infracción muy grave.